Nochevieja de 2016

Este es el paisaje del fin de año, de cada fin de año. Aquí estoy. La playa, el cielo inmóvil, las montañas, las piedras, la bruma azul de la distancia, los prados, la espuma de las olas.

*

Claudia tiene once años. Dibujamos un mapa que es un juego; inventamos personas; ordenamos colores. Le explico lo que es una tipografía, y le gusta.

Quién sabe. Mi sobrina viaja hacia el futuro: en un mundo que se extingue, quizá uno de estos actos minúsculos que hemos sembrado esta mañana germine con los años en una planta que ahora yo no alcanzo a imaginar, para otro mundo nuevo.

Claudia tiene los hombros delgaditos, como un pajarillo; por eso no debe enterarse de nada, para que no le abrume el tamaño de nuestra esperanza.

*

Depende del país en el que estés les das un nombre u otro a las cosas. Pero habrá de haber un lugar en donde las señalas con el suyo verdadero. Y al nombrarlas, las cosas asienten; te devuelven un gesto.

La playa, el cielo inmóvil, las montañas, las piedras, la bruma azul de la distancia, los prados, la espuma de las olas.

Ese país es un estado del alma.

Feliz año.

« Noviembre | La otra vida »

Comentarios

Fuente Para estar al tanto de la conversación, puedes apuntarte al comment feed de este post.

Me preguntaba si hoy habría una minúscula avellana de postre, qué alegría.
Feliz año nuevo (también para Claudia ;-)

*

gracias :-)

*

¡Gracias, shichimi! Mira, lo primero que he leído en 2017, anoche, ha sido tu blog. No hubiera podido empezar mejor el año, entre estorninos, gorriones y bosque.
Ya le he dado a Claudia tu felicitación, por supuesto 😊
¡Feliz año!

*

¡Hola, arponauta, hola! ¡Feliz año! Mil gracias a ti, de veras :-)

*

Feliz año, felices siempre de leerte. Un abrazo.

*

Feliz año, Raúl. Me alegro mucho de verte. ¡Un abrazo grande!

*

Un mes ya desde Nochevieja. Me gustan, supongo que como a todos, las repeticiones de algunos actos, las rutinas de Nochevieja. Tú cuentas alguna de las tuyas. Va con la edad, me parece, hay que tener un pasado para hacerlo.

Mi hija tiene el doble de edad que Claudia, y también viaja, creo que por fin se da cuenta, hacia el futuro, lo quiera o no. Hago esfuerzos para no ser escéptico ni más pesimista de lo ... normal para mí.

Hablábamos hoy con Jesús, personalmente, de la palabra "verdad", de los distintos significados que tiene y de lo difícil que es, muchas veces, adivinar con exactitud lo que otras personas quieren decir cuando utilizan esa palabra. También creo que ese país es un estado del alma.

*

¡Hola, José Luis! Pues "verdad" es una palabra a la que me gusta dar vueltas en los últimos tiempos. No por ninguna consecuencia práctica (es decir, que no estoy esperando a ninguna conclusión para cambiar mi comportamiento), sino más bien por curiosidad abstracta. Es de esa clase de cosas que intuitivamente tengo claras pero cuya elucidación se escurre como una anguila.
Me alegra volver a verte por aquí. Un abrazo

*

Un poco tarde para felicitar nada, pero me encanta leeros a todos. De verdad de la buena.

*

¡Qué va, Marisa! ¡Has llegado justo justo a tiempo! :)
Feliz miércoles; feliz febrero.

*

Me atrevo a poner este enlace en el que se usa la palabra "verdad".

https://elsosiegoacantilado.wordpress.com/category/arvo-part/

*

Veo que no sale lo que quiero, así que copio y pego.

Un abrazo

“No estoy seguro de que pueda haber progreso en el arte. El progreso como tal está presente en la ciencia. Cualquiera entiende lo que significa el progreso en la técnica bélica. El arte presenta una situación más compleja… muchos objetos artísticos del pasado parecen ser más contemporáneos que nuestro arte actual. ¿Cómo se explica? No porque el genio supiese lo que iba a pasar doscientos años después. Creo que la modernidad de la música de Bach no se desvanecerá aunque pasen otros doscientos años, quizá nunca lo haga… la razón no es sólo que, en términos absolutos, es simplemente mejor que la música contemporánea… el secreto de su contemporaneidad reside en la cuestión: ¿con qué profundidad ha percibido el autor-compositor, no ya su propio presente, sino la totalidad de la vida, de sus alegrías, de sus tribulaciones y misterios?… Es como si se nos hubiera dado un problema a resolver, un número (el UNO, por ejemplo), terriblemente complejo cuando se rompe en pequeñas partes. Encontrar la solución es un proceso largo y requiere una intensa concentración; pero la sabiduría reside en la reducción. Si podemos pensar que diferentes partes (épocas, vidas) están unidas por una única solución (UNA), entonces ÉSA es algo más que la solución a una única parte. Es la solución correcta a todos los problemas, a todas las partes (épocas, vidas) -y siempre lo ha sido. Así que los límites de una única parte también están limitados por aquélla y esto ocurre siempre… siempre lo más contemporáneo es esa obra en la cual hay una solución más cierta y grande (UNA). El arte tiene que tratar con preguntas eternas, no sólo dar cuenta de los temas del día.

En cualquier caso, si queremos alcanzar el corazón de una obra musical, de cualquier tipo que sea, no podemos abstenernos del proceso de reducción. En otras palabras, tenemos que deshacernos de nuestro lastre -épocas, estilos, formas, orquestación, armonía, polifonía- y así llegar a una voz, a sus entonaciones. Sólo entonces estaremos cara a cara [con la cuestión]: ¿es verdad o mentira?“

*

Las palabras son de Alvo Pärt, compositor.

*

Yo sólo sé que mi consciente no sabe nada. Antes pintaba, en especial, acuarelas (que es un medio muy libre, muy acuático, juguetón). Y al terminar (si conseguía algo más que emborronar) siempre me preguntaba lo mismo, asombrada, ¿pero esto lo he hecho yo? Y es que seguramente eso no lo hacía "yo".

¡Salud y alegría!

*

Hola otra vez, Marisa: En un post de hace no mucho decía yo que "madurar consiste en sustituir teorías por procedimientos", y a lo que quería referirme es justamente a eso que acabas de decir. En mi caso, la sensación es que cada vez más parte de mí mismo se va pasando a la clandestinidad, como la parte oculta de un iceberg. Sé hacer más cosas o resolver más situaciones; pero cada vez me queda más lejos ninguna explicación.
Oye, ¿y tienes algún sitio donde ver algo de lo que haces? Como José Luis tiene su página, por ejemplo. O yo este blog :)

*

Me cuesta encontrar, en música e Internet, personas que hablen con exactitud sobre los temas esenciales. Puede ser falta de habilidad mía en encontrar a las personas adecuadas, así que muchas veces leo con interés lo que arquitectos, pintores, escritores, sobre todo, fotógrafos... escriben sobre eso.

Otro que habla con claridad sobre estos asuntos es Ramón Gaya (hay un blog sobre él). No conozco a muchos escritores, Jiménez Lozano también habla, a veces, sobre "escribir". En, fin, que me interesa.

Marisa, me uno a la pregunta de Juan Avellana: ¿algún blog, o lugar donde leerte?

Un abrazo a todos y todas.

*

Por otra parte ¿qué arte se desprenderá de gobiernos como el de Trump?

Un abrazo

*

Gracias por vuestro interés, me hace mucha ilusión. Mi hermana me publicó algo en su blog, pero no recuerdo ni el nombre. Le preguntaré y os lo cuento. En cuanto a las pinturas, pues también había algo por ahí pero ya no sé ni dónde. Un desastre. Pero me apetece enseñarlo. Ya os diré.

Juan, me gusta mucho eso de que parte de uno mismo se va pasando a la clandestinidad. Los neurocientíficos nos descubren cosas asombrosas al respecto. Yo cada día me quedo más sin palabras, eso de que no sabes qué decir ni qué opinar.

José Luis -keledén a Trump- me interesa mucho eso que dices de hablar con exactitud sobre los temas esenciales. Para mí las palabras son llaves que abren puertas, son el "ábrete Sésamo" de la vida. Una ayuda inestimable que da luz y -bendita palabra- verdad a ese momento, a esa situación, a esa incógnita. También intuyo a qué te refieres con "temas esenciales", pero... aún sigo buscando las palabras. El día que las encuentre ¡arde Troya!

Abrazos.

*

José Luis ¿cuál es tu blog?

*

Pues por ahí me ando:
http://lalibelularelatos.blogspot.com.es/
"El sabor de la vida". Atentos a la foto que acompaña al texto, es maravillosa y tiene su propia historia.

Saludos y abrazos. O como diría Pepe (Crónicas del Alba), Vale (después de aquello de "tu adorado Pepe"). Pues eso, Vale.

*

Hola, Marisa. Mi blog de fotografía, que ha conocido días mejores, es este:

http://andan-dos.blogspot.com.es/


Un abrazo

*

Muchas gracias, Marisa. Me ha gustado mucho el texto; es muy evocador. Que una mañana de septiembre te vuelva una escena fundacional de los cinco años es muy impresionante.
(De pronto, me acabo de dar cuenta de que hace mucho, mucho tiempo que no me pasa algo así, no sé bien por qué: como si mi memoria y apenas ya nos hablásemos, por decirlo así).
Lo malo de estas preguntas es que llaman a su vez a otras :) ¿Y la foto?

Vale

*

Gracias a ti Juan, por leerlo y por volver a recordarlo para mí misma. Estaba en estado de gracia ese día, y eso no es frecuente. Te contaré la historia de la fotografía. Hoy estoy griposa, dolorida y jartita de gente y acontecimientos, que es que ni el tiempo para quieto un minuto y ya me siento arrollada.

Te lo prometo. Vale. :) ¡Uy! es la primera vez que meto un ¿emoticón? Me ha quedado un poco raro quizás. ¡Qué viejuna soy!

*

Cuídate y mejórate, Marisa. Comentaré entonces.

Un abrazo

*

Gracias, Juan. Ahí voy, a base de miel e infusiones. Bueno, la foto, quizás no es para tanto, pero a mí me gustó mucho y le pregunté a su autora.

Había llovido mucho y estaba todo lleno de charcos. Desde la ventana de su casa vio como esta niña saltaba salvajemente mientras su madre le gritaba "¡para, para!", y ella -la cazadora del instante- se decía para sí misma "¡déjala, déjala!"

¡Qué maravilla -pienso yo- ser niña y saltar frenéticamente sobre los charcos!, salpicando, ensuciándose, desordenando el mundo. Y qué poquito dura esa fase. Y qué necesitado está el mundo de que lo salpiquen y lo desordenen, en sentido figurado. Que lo ensucien no, que la mierda ya rebosa.

En fin, que me hizo reflexionar bastante sobre esa energía libre de la infancia y cómo poco a poco el mundo se estrecha a nuestro alrededor. Y ese grito mudo "¡déjala, déjala!", cuánta necesidad hay en estas dos palabras.

Ya ves, no es que sea gran cosa, pero, en fin, es mi explicación, que de alguna manera me hace dudar del mundo éste, tan aparentemente ordenado. ¡Ja!

Abrazos.

*

Algo pasa que no se me graba lo que escribo en estos comentarios. Ya he contado dos veces la historia de la foto y nada, no aparece (¡qué rabia!). En fin, misterios de las nuevas tecnologías. A ver si esto que escribo aparece. ¡Suerte!

Ahora que lo pienso, a lo mejor hay un cupo de comentarios.

*

Pues eso era, Marisa, sí: había un límite de comentarios. Gracias por darme la pista (lo he subido a 100, que es lo máximo).
Un abrazo, y perdona las molestias. ¡Con la rabia que da tener que volver a escribir!

*

Te he leído, Marisa, y me ha gustado mucho. En Zaragoza, a veces. Supongo que todo comienza cuando dejamos de ser niños y las obligaciones de la vida adulta nos llaman, queramos o, aparentemente, no queramos. Hoy llueve bastante, no iría a trabajar, me quedaría en casa, pasearía un rato, leería, escucharía música, tocaría el piano... y poco más. Es imposible, para la mayoría de mortales. Bueno, nos quedan los recuerdos.

Un abrazo

*

Muchas gracias, José Luis. ¡Y tanto que sí! Hoy martes no llueve, pero, yo también me hubiera quedado en casita. Y encima tocas el piano, y tienes piano... qué suerte.

Bueno, claro que hay que hacerse adultos. Yo me quejo de que la crianza y educación que he recibido ha sido como el rancho de cuartel: cuanto antes la olvides, mejor. Pero en ese proceso, el alma sufre, porque las artes de arrastre no dejan nada vivo ni que pueda crecer en mucho tiempo. Por eso mi intento por no olvidar esa mirada, esa forma de estar, esa alegría, esos sueños, esos estados naturales de vivir las cosas. No olvidar que no somos cosas, ni entes. Cada cual tiene que recordar quién es, qué es, como sepa y pueda, con sus herramientas y saberes. El olvido de sí mismo lleva un profundo malestar y depresión. Y esta sociedad juega al olvido y de qué forma.

Quiero decir que, contra la pesca de arrastre,la pesca con anzuelo. Si es que me explico.

Juan, te agradezco mucho este espacio.

Un abrazo, José Luis, muchas gracias por leerme. Por cierto, he visto tus fotos, pero ¡hay muy poquitas!

*

Te explicas muy bien, la pesca con anzuelo. Y de manera certera, que no es fácil. Creo que lo entiendo muy bien. "Esos estados naturales de vivir las cosas".
Te pongo un enlace con las fotos de 2012. Ahora haré otro libro parecido. "Libro de fotos" suena algo presuntuoso, más bien es un álbum de fotos para consumo interno.

Este es el enlace del libro de 2012:

http://www.blurb.es/books/3516460-bin-far

*

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario