Avellana

Un blog literario*

Archivo
30.9.03
La vida es un zoo II 
Las personas conscientes de su responsabilidad no comen nada que tenga ojos.
Los míos han visto esa afirmación en el metro, en un cartel publicitario, impresa en letras de un palmo sobre una hilera de rostros de animales pintados con un agradable naturalismo levemente humanizado; unos rostros detallados y francos que tranquilamente podrían afiliarnos a una mutua sanitaria u operarnos del riñón. Esos animales eran dignos de confianza. Seguro que no ellos no ingerirían nada que tuviese ojos, bajo ningún concepto. Y a ti ni se te ocurriría comértelos: sería como comerse un abogado sin pelarle el traje. No resultan apetitosos.
Me temo que no soy una persona consciente de mi responsabilidad. Alquien se ha gastado un dineral en propaganda para informarme de ello. Bueno, es de agradecer; aunque creo que yo ya no estaba a la altura, sin necesidad de escrutar mi dieta. En fin; imagino que esto será una agravante.
Juan Avellana | 11:46 PM | URL# de este post | 
27.9.03
Recuerda  
Reparas con temor en que aún no has guardado, de modo que todos tus desvelos del día están prendidos de un hilo en la memoria del ordenador, como pájaros sobre un cable, y un leve soplo magnético, el roce de una tecla, podrían borrarlos para siempre. Aunque el disco duro es quizá peor, porque allí tu tarea de años descansa en sendas invisibles y particiones efímeras; y bastaría una acometida de corriente, por ejemplo, para que se esfumaran tus proyectos, las cadenas de ideas que ordenaste bien, los líneas compuestas con belleza, tu respiración dada forma.
No hay nada que temer; piensa que, a fin de cuentas, llevas encima bastante más que eso cuando paseas por un bosque, o a doscientos kilómetros por hora o por encima del mar, guardado en su cajita de carne: un mero golpe seco y breve, un corte fino, un error sucesivo de copia de una proteína y adiós para siempre a las mañanas de la infancia, los rostros y las voces de los que se han ido, cierta tarde de sol en la playa, el nombre de una marca de chicles, el olor exacto de aquel otro aliento.
Conviene escalonar con inteligencia las preocupaciones. Y confiar en el hardware.
Juan Avellana | 10:09 PM | URL# de este post | 
23.9.03
Motivos de queja 
El azar ya no es lo que era.
Juan Avellana | 8:53 PM | URL# de este post | 
22.9.03
Imagina 
Lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, hantrubio y domingo.
Juan Avellana | 11:22 PM | URL# de este post | 
20.9.03
El que solía 
El mendigo que guitarrea un bolero en mitad del vagón del metro es un príncipe amnésico. Lo más triste no es que haya olvidado su linaje, sino haber perdido juntamente la memoria de su soberbia destreza de músico.
Platón diría que ese hombre es metáfora de todos nosotros. A mí, que no soy platónico, a veces me da por pensar que es metáfora de mí mismo.
Juan Avellana | 12:14 PM | URL# de este post | 
17.9.03
Mariángeles 
Hoy me ha escrito M.ª de los Ángeles. He llegado a casa del trabajo y me he encontrado en el buzón una carta suya. Tiene sólo veinte años, y veo que es del signo del cangrejo, como yo. Se ha confundido y me ha mandado a mi nombre su currículum. A mí, a esta dirección. Pone, en letras redondas: «García Avellana, Director de Recursos Humanos».
Me dice que ha ido al colegio y luego al instituto, aunque lo dejó pronto; después se ha metido en una academia del barrio a aprender corte y confección y patronaje. Ha cuidado niños. Ahora tiene sólo veinte años. Eso es todo.
Yo no soy director ni soy nada, pero quizá a fin de cuentas la carta no se haya equivocado tanto, porque yo lo entiendo, Mariángeles, yo lo leo todo. Todo, todo; todas esas cosas que no has podido escribir en el papel, Mariángeles, yo las sé. Bendita seas, trabajadora, dondequiera que te encuentres. Que la vida te cuide.
Juan Avellana | 1:06 AM | URL# de este post | 
12.9.03
La hierbadiosa o mería 
Los marineros y la gente del puerto de esta ciudad aseguran que quien sabe encaminar sus preguntas acaba encontrando algún vendedor de hierbadiosa, o mería, con la que se hace una infusión muy deseable. Esta no es especialmente fragante, y a la vista tiene un aspecto aguanoso y del todo común. Quien la toma nota pronto un calor repentino e intenso en los pies, el rostro y las manos, y a continuación una sacudida brutal de placer en su sexo que dura más o menos tiempo según la virtud de la yerba, pero que en todo caso supera al del coito. Dicen además que la sensación es algo distinta, aunque no se aclara de qué modo. El hombre o la mujer que la ha tomado queda descoyuntado por el placer, y de nada recibe más gusto entonces que de permanecer por un rato en el mismo sitio, reposando.
No parece hacer una opinión razonable acerca de cuál sea su precio. Quienes reconocen haberla probado, mientras lo cuentan recuerdan para sí y sonríen, como aquel que está iniciado en un secreto.
Juan Avellana | 6:34 PM | URL# de este post | 
10.9.03
Septiembre 
Acostado en mi cama, a oscuras, oigo pasar el viento, y el olmo que se eleva hasta a mi ventana rasca sus uñas contra la pared. Sé que muy lejos de aquí, un viento como éste rompe las olas sobre arenales largos, solitarios. Al llegar la mañana, al cabo de unas horas, en cualquier playa entre Cantabria y Bretaña la luz será gris, las nubes altas, y el viento desordenará las hierbas sobre las dunas. Un día de nubes y grandes mareas equinocciales, maderos blanqueados y algas secas por toda la orilla. Todavía hoy, 10 de septiembre, habrá alguien —un español pensativo, supongamos— paseando descalzo, con la playa entera casi sola para él.
Ese hombre no seré yo, cuando despierte, y ese conocimiento me inunda de nostalgia. Siempre es lo mismo, alguna noche por estas fechas, todos los años.
Juan Avellana | 12:21 AM | URL# de este post | 
9.9.03
Ya sé yo  
que existen los seres prodigiosos, el más allá y la magia. Lo que me gustaría es poder creer en ellos.
Juan Avellana | 12:38 AM | URL# de este post | 
6.9.03
Qué hacen las cosas cuando nadie las ve 
La ciencia no descubre aspectos inusitados de las cosas, sino que pone sobre ellas propiedades que anteriormente no tenían. Las cosas no están saturadas de propiedades discretas a la espera de que un instrumento nazca para medirlas —aunque sería un lindo modo de expresarlo—; parece más cierto decir que las propiedades de las cosas dependen de los órganos que las perciben. Si tienes ojos, ves colores, y así existen el verde, el rojo y el azul. Si tienes oídos, distingues sin tocarlos el viento y la madera. Distingues dos cosas: el rayo y el trueno.
Si tienes un microscopio, las cosas ya pueden ser cristalinas o amorfas. Si tienes más ciencia, levógiras o dextrógiras, infrarrojas o ultravioletas, semiconductores, radiactivas, metales, extrañeza, color, espín y encanto.
De modo que lo que hace la ciencia es inventar órganos nuevos de percepción; luego los aplica sobre las cosas, y anota los valores que ha encontrado sobre una nueva escala de valores. Parece que descubre, y sin embargo añade. Sumamos un sustantivo y equis adjetivos al idioma del mundo. El mundo en que vivimos es también una sintaxis.
Pero, aguarda: ¿son infinitos los instrumentos que se pueden construir para observar una misma cosa? Si lo son, el ser de las cosas se desparrama sin fronteras; sus límites son nuestras limitaciones. O no. Igual las cosas son algo.
Buena cuestión, y muy larga. Cuando era niño, ya me preguntaba si mis juguetes seguían allí, quietos, mientras yo no estaba. Por lo visto, aún no lo sé.

Extrañeza, color, espín y encanto»]
Juan Avellana | 10:42 PM | URL# de este post | 
4.9.03
Ahí las cosas 
Al comienzo del verano una amiga trajo todas sus plantas a mi terraza para que se las cuidara mientras ella no estaba. Pronto se las llevará. Contemplo luego las mías, esas dos o tres de ellas que habrá que meter dentro de casa en cuanto empiece a hacer malo. Mi terraza es orgánica... Podría decir que está llena de polvo y hojas porque soy un abandonado, pero orgánica queda muy bien, y además no es del todo fingimiento, porque la terraza está muy natural, como un descampado.
Mientras sigo aquí de pie, plantado en medio de toda esta... este desorden orgánico, yo sé que me pasa algo. Que este flujo de impresiones: plantas, hojas secas, hojas verdes, brisa fresca... alude a algo, más allá —o al lado— de la tarea banal de adecentar esto. Como si me interpelara.
Un ratito después estoy aquí sentado, dispuesto a escribir: «Me gustaría que esta bitácora sobreviviese al invierno». Y se me viene inocentemente a la cabeza, como una metáfora, la imagen de las plantas ahí afuera. Bien, ahora lo entiendo. Pero me gustaría saber contar lo que las cosas dijeron. Sin traducción, sin metáfora, sin parábola, sin tropos. Esa fragilidad de la que hablaban; que las cosas dependen de los tiempos. Lo que ellas dicen, en su propia lengua.
Juan Avellana | 12:24 AM | URL# de este post | 
3.9.03
“Las ciudades y el deseo. 1 
Partiendo de allá y caminando tres jornadas hacia levante, el hombre se encuentra en Diomira, ciudad con sesenta cúpulas de plata, estatuas en bronce de todos los dioses, calles pavimentadas de estaño, un teatro de cristal, un gallo de oro, que canta todas las mañanas sobre una torre. Todas estas bellezas el viajero ya las conoce por haberlas visto también en otras ciudades. Pero es propio de ésta que quien llega una noche de septiembre, cuando los días se acortan y las lámparas multicolores se encienden todas juntas sobre las puertas de las freidurías, y desde una terraza una voz de mujer grita: ¡uh!, se pone a envidiar a los que ahora creen haber vivido ya una noche igual a ésta y haber sido aquella vez felices.

Italo Calvino, Las ciudades invisibles (Minotauro).
Traducción de Aurora Bernárdez.
Juan Avellana | 2:13 AM | URL# de este post | 
2.9.03
Escatoloblog II 
¿Alguien ha chateado alguna vez con un difunto?
Hum, supongo que no es sencillo saberlo. Si a veces, charlando en un bar lleno de música, no es fácil distinguirlo... Imagina en un chat.
Voy a subir este post para que quede la fecha y la hora, por curiosidad. Es como poner un cronómetro en marcha: a ver cuánto tiempo tarda en llegarme la historia en forma de leyenda urbana. [ ]
Juan Avellana | 1:45 AM | URL# de este post | 
1.9.03
Escatoloblog 
En los primeros tiempos del boom de la World Wide Web hubo un chiste gráfico que se hizo muy famoso, aquel donde un perro, sentado ante un ordenador, le explicaba confidencialmente a otro: «En Internet nadie sabe que eres un perro».
Se me ocurre ahora una versión macabra, donde un fantasma delante de un teclado le comenta a otro: «En Internet nadie sabe que estás muerto». [ ‹‹ ]

[«On the Internet, nobody knows you’re a dog»: http://www.unc.edu/depts/jomc/academics/
dri/idog.html
]
Juan Avellana | 5:08 PM | URL# de este post |