Avellana

Un blog literario*

Archivo
27.4.06
Unicornio 
Los amores comparten cosas extrañas. Entre ellas, esta mujer y yo tenemos en común un unicornio. Hace años que no nos vemos y de pronto me envía un mensaje al teléfono hablándome del unicornio. Se ha acordado de mí; dice que en su ciudad es una mañana de lluvia. Pero el caso es que hay que ver cómo me llega.
Yo, por mi parte, he venido a parar a un barrio del confín y estoy solo, en un bar brutal con otros hombres brutales, tan cansado. Aunque no es algo que yo vea; a fin de cuentas he metido muchas más horas en bares perdidos que en las bibliotecas o en el teatro. No sé dónde está este sitio ni volveré nunca.
Hace sol en Madrid, afuera. Me he comido lo que me han dado. Entonces llega el unicornio irreal, y en la caverna es imposible no verlo como un resplandor fantástico en mitad de la noche. Que es como aparece el unicornio.
Juan Avellana | 12:28 AM | URL# de este post | 
4.4.06
Las dudas obligatorias 
Un hombre va en tren y va cantando, pero su canto no afecta a la marcha del tren. Dicen los antropólogos que los pueblos primitivos desconocían la relación de causa entre el acto sexual y el embarazo; que esa relación es un descubrimiento cultural. Claro, para reproducirse no hace falta saber: la vida ocurre y nosotros cantamos. Ningún animal sabe.
Con el tiempo hemos llegado al espíritu. Consciencia, conocimiento, nous: «lo que no es naturaleza». Y sin embargo, tengo que preguntarme si no es un prejuicio creer que el espíritu resulte capaz de decidir en la marcha del mundo. Si no es otra ilusión entre las ilusiones de las épocas.
Cuando el tren acelera, el hombre se alegra y alza la voz; cuando el tren se detiene él susurra. Y si el espíritu es un hombre que va en un tren y va cantando.

[Sobre el ciclo decisional neuroetológico de la sanguijuela:
http://club.telepolis.com/ohcop/cdn.html]
Juan Avellana | 1:04 AM | URL# de este post |