Julio en casa

Cuando vuelva a Madrid veré qué me llevo de estas vacaciones de verano en el norte. Arena, agua, cenas, conversaciones, recuentos, rostros. Me doy cuenta de que para mí la vida es esto, y lo otro —los días laborables del invierno, por decirlo rápido— la excepción. Eso está bien, me gusta. Todavía hay esperanza para mí.

*

¡Y si el recuerdo del mar verde me refrescara el resto del verano, allá en la llanura recocida, y si fuese a darme luz en el invierno! Pero no, claro. Sería como pretender que de vivir te dispensase haber vivido.

« Junio y los cambios |Volver »

Comentarios

Fuente Para estar al tanto de la conversación, puedes apuntarte al comment feed de este post.

Ya sabes, porque se nota en la elección de los temas de los que escribes, que una vida razonablemente feliz incluye hacer deseables todos los días, y eso no me parece nada fácil a ninguna edad.,

*

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario