Los justos

Los periodistas aturden las mañanas con mentiras y medias verdades para que medren su empresa y su partido; los políticos, inútiles y trapaceros, solo creen en su propio beneficio; la mayoría de la literatura no vale el papel en que se imprime; los televisores emanan gente malvada y gramática idiota; en la escuela nadie quiere saber; los empresarios son unos capataces obtusos; analfabetos medio guapos hacen un ruido ruin que venden como música o como cine, y así es todo.

Y sin embargo, algunos profesores aman el saber y algunos alumnos se abren con felicidad al conocimiento. Hay poetas provinciales que en su vida publicarán un libro de versos por no hacerlos malos. Periodistas metódicos y honestos, empresarios contentos de lo que construyen, músicos que dan sus días al estudio y al ensayo, actores de doblaje o de teatros pequeños. Hay quien se ha metido en política porque entendía que era su deber civil.

Creía el judaísmocomo lo cuenta Borges— que siempre hay treinta y seis personas rectas que justifican el mundo ante Dios y son los pilares del Universo; no se conocen entre sí y son muy pobres. Algo así yo también lo creo.

« Septiembre. (¿No estabas siempre distraído por una esperanza?) |El tercer universo »

Comentarios

Fuente Para estar al tanto de la conversación, puedes apuntarte al comment feed de este post.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario