enero 2012   (1 post)

Enero

Una mujer aparece en el andén, pero nuestro vagón ya está cerrando las puertas y ella se queda allí, al otro lado del cristal. Según la veo alejarse, despacio, me da la sensación de que el tren la ha perdido a ella, no ella a nosotros.

*

Mahler, en una carta a Max Marschalk, decía que si él hubiese podido dar cuenta de una experiencia interior mediante palabras, no la habría escrito en música. Yo pienso en mí y me digo: si mediante palabras pudiese dar cuenta de una experiencia interior, no escribiría.

*

Había un compositor que amaba los cantos de los pájaros. Cuando iba por el campo tomaba nota y después los metía en sus obras. Se llamaba Olivier Messiaen, y yo lo he sabido sin salir de casa. El mundo está lleno de prodigios.

*

A veces parece como si la vida diese a un patio interior.

*

El mes pasado me quedé junto al mar, mirando. Esperando a que algo se dijese sobre el valor esencial del mundo. Qué sitio es este, donde suceden espantos y maravillas; si es bueno, o malo o qué. Y no una frase que alguien diga, voluntariosa, sentimental, enfática; no, me refiero a un veredicto que se saque del mundo, como si lo afirmase él de sí, por así decirlo, igual que afirma su peso o su medida.

Ahí está el mundo, real hasta la saturación, quieto como una piedra en la tarde. No se oye nada, no se dice nada.

*

Quizá el trabajo del arte es darle habitación al silencio.

 

« diciembre 2011 | Inicio | febrero 2012 »