La estación oscura

Bajo por la acera del Botánico pisando hojas de otoño, y en el pensamiento un tema alemán. Sopla un viento repentinamente agrio, como una aventura que se ha torcido.

Ya es noche casi, tan temprano. El domingo empezó el horario de invierno; esa misma madrugada la temperatura bajó diez grados.

El tiempo de la oscuridad se alza ya ahí, como un horizonte de tormenta. Nada se ve al otro lado. Por delante solo noche, frío, las playas pálidas y los árboles desnudos durante meses por venir.

Pasaremos hasta la otra parte, agachados, a través de un túnel de esperanza.

« Un estruendo |La ciudad inmutable »

Comentarios

Fuente Para estar al tanto de la conversación, puedes apuntarte al comment feed de este post.

¿Te has fijado en que muchos medios de comunicación hablan del "final del verano" haciéndolo coincidir con el de las vacaciones? Cada año igual. No es lo mismo, cada día hago ochenta kilómetros entre ida y vuelta y el paso de una estación a otra es algo muy lento desde el coche. Seguramente un agricultor, si es que queda alguno, se reiría mucho más de estas simplificaciones.

Un abrazo

*

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario