No quiero que este día acabe

A mediados de julio fui a conocer el Cementerio del Bosque. Ya era muy tarde; no me crucé con nadie. Volviendo hacia la salida, entre las sombras del innatural atardecer del norte, vi que junto a una de las lápidas mínimas esparcidas bajo los pinos temblaba una vela.

Ese fueguecito contra la noche grandísima de la muerte.

Antes de que quien la encendió hubiese llegado a su casa y hecho la cena, la vela se habría apagado. Y así todas las que pueda prender en su perseverancia. Y la llama misma de su vida se apagará también, como un suspiro, y las de todos los que conocen su nombre.

La vela es nuestra conmovedora voluntad. ¡Cómo querríamos una llama detrás de todas las llamas que no haya de apagarse nunca!

*

Un día —algún día del año pasado— leí que el actor Mandy Patinkin hablaba en una entrevista de la alegría que le daba su trabajo. Sentado en el set de Homeland, rodeado de jóvenes brillantes, se decía: «No quiero que este día acabe».

La frase se me quedó prendida en cuanto la vi, y desde entonces me la digo a veces. No es que en un momento dado yo sea especialmente feliz, ni que me pase nada inédito o grandioso. Es solo esa sensación de eternidad presente, esa fortuna.

Hace un rato he salido a la terraza y he visto que a las plantas ya les empiezan a fatigar los días, aunque aún estamos en lo más alto de la estación. En cuclillas, mirando despacio las hojas espesas, bien formadas, he pensado: «No quiero que este día acabe». No quiero que se acabe nunca este verano. Por favor.

 

[Skogskyrkogården (un PDF):
http://www.skogskyrkogarden.se/docs/ladda-ner/NyaPDFer2012/
skogskyrkogarden_2012_es.pdf

«I don’t want this day to end», el artículo de Nathan Kontny donde supe de la entrevista de Patinkin:
http://ninjasandrobots.com/i-dont-want-this-day-to-end
Podcast con la entrevista (en inglés). El asunto que nos concierne empieza hacia el minuto 12:
http://podcast.cbc.ca/mp3/podcasts/qpodcast_20130306_44605.mp3]

« Todas las ventanas de la casa están abiertas | Salitre »

Comentarios

Fuente Para estar al tanto de la conversación, puedes apuntarte al comment feed de este post.

¡Qué suerte! ¿Eso no es como que te toque un hada con su varita? ¡Qué envidia! Cada día envidio más cosas, ¡qué asco! (aunque alguien dentro de mí se sonríe y calla...) Uy, perdón, qué íntima me he puesto en un segundo.

*

¡Hola, Marisa! Sí, supongo que es una suerte, claro. Para empezar, si las cosas me viniesen muy mal dadas, querría saltarme a otro tiempo mejor, claro (y Patinkin imagino que también).
Por cierto, que esa observación tuya sobre la sonrisa interior tiene su punto enigmático, que conste :)

*

¡Y con qué facilidad las cosas pueden venir mal dadas! Estaría muy bien estar en otro lado mientras tales cosas suceden. Pero, oye, que te quiten lo bailao: sentir "la fatiga de las plantas" no es moco de pavo y me parece maravilloso, por ejemplo. La vida me resulta menos mierda, más amable, con estas cosillas.

Tiene, sí, un punto enigmático, eso de la sonrisa. Y para no parecer una pirada, echo mano de los neurocientíficos de última generación, quienes conocen de la existencia del "observador". O igual me lo invento, que soy de letras. ¡Yo qué sé! A mi me pasa a veces y ya está: una observadora que se sonríe cuando ve el actor y la obra.

Salud y mimos a tus plantitas. Por cierto, ¿no es verdad que los árboles utilizan el aire para hablar entre ellos? Lo digo en serio.

*

Hola, Marisa.
(Oye, que yo percibo el decaer de las plantas porque las miro con mis ojos y veo las señales de desmejoramiento, ¿eh? No es que sienta su aura ni que me digan cosas al oído, que conste ;)
Vale, ya te he entendido lo que querías decir. Sí, sí; lo del observador yo también lo he oído. Y conozco yo mismo esa sensación.
Y lo de los árboles y el aire. Hum... Bueno, más precisamente, yo he leído algo acerca de que liberan sustancias químicas que "avisan" a los otros árboles de cosas (pongamos, el ataque de una plaga). ¿Podría ser eso?
¡Un abrazo!

*

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario