Salitre

Al cabo de dos semanas de vacaciones noto que ya estoy algo moreno. Tengo cercos blancos de salitre en los brazos; salpicaduras de agua de mar que se han secado al aire. Siempre me ha parecido que en esta parte de la bahía, no sé por qué, el agua es mucho más salada. Santander está allá enfrente, al otro lado.

Mi padre se crió en el Río de la Pila, un barrio viejo de Santander. En la posguerra. Le habían advertido que ni se le ocurriese ir a nadar con los niños del barrio porque todavía era muy chiquito. Un día volvió a casa y la mayor de sus hermanas (que le sacaba bastantes años) le preguntó si había estado nadando en la bahía. Él que no. Ella se le acercó, le lamió el brazo y le supo salado. Así que mi padre se llevó una tunda.

Por lo visto, en el barrio había una fuente. Va mi padre y, un rato antes de subir a casa, se lava bien con agua dulce los brazos y las piernas. Entra en casa y ahí está otra vez mi tía Milagros. Le manda que se levante la camiseta y le lame en la tripa.

Aquí, dondequiera que mire, hay historias: la ciudad está enteramente escrita. Yo mismo lo estoy. 

*

La humedad salobre de una habitación de verano. El fulgor de un verso leído antes de entrar en el sueño. El sol de agosto, que se vence como una rama por el peso del fruto. Ha de haber algún modo de que esta luz perdure.

*

Deben de ser como las siete de la tarde y yo sigo en la playa. Voy a darme el último baño. Y si mañana hace malo, pienso; si luego de vuelta en Madrid me enredo en mis cosas y no salgo de allí hasta entrado el otoño, podría ser de veras el último. Durante mucho tiempo.

Así que cuando me meto en el agua me fijo muy bien en todo. Voy nadando hasta un arrecife que ha cubierto la marea y me quedo allí flotando muy quieto, por encima de los peces y las algas que se remecen, valsando; y, cuando mi respiración se sosiega, en el silencio perfecto. 

Nunca he sido tan consciente de estar aquí como soy consciente ahora, en el momento de la despedida. 

« No quiero que este día acabe |Septiembre entre dos luces »

Comentarios

Fuente Para estar al tanto de la conversación, puedes apuntarte al comment feed de este post.

es delicioso lo que escribes. lo disfruto con todos los sentidos. gracias

*

Me alegro mucho, Nuria. De verdad. ¡Muchas gracias por decírmelo!

*

Aunque para la mayor parte de la gente hayan terminado, yo empiezo ahora mis cortas vacaciones. Y hago lo que todo el mundo: abro las ventanas para beberme todo el aire de la sierra que sea posible, me detengo a contemplar mucho cada cosa y, como quien vuelve al pueblo al final de cada verano, salgo corriendo a visitar a los amigos. Así que he llegado hasta aquí a saludar, compartir una que otra batallita intrascendente... cerciorarme, en definitiva, de que todo lo que importa sigue en su lugar.

*

Hola, hola, Lau; encantado de tenerte de nuevo por aquí, al final del verano. ¡Es muy bonito eso que dices!
Disfruta las vacaciones. Haz alguna foto, escribe un poco, sé feliz... Esas cosas :)

*

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario