Afterglow

Se acaba la tarde; casi ha anochecido. Las flores blancas del cerezo aún relumbran. Como si en ellas perdurase, embalsada, una luz que del resto del mundo ya se ha ido.

*

He leído que las semillas del olmo o el arce se llaman sámaras. Todo mi barrio está lleno de esas leves semillas volanderas, del color del papel antiguo. Una ráfaga las levanta en el aire y revolotean en bandadas, giróvagas.

*

¿Te acuerdas de entonces, aquella vez que quedamos junto al río? Había una lluvia de sámaras, un viento de olmos igual que ahora. Este cielo azul y el verde de las hojas, y en tus ojos la luz de la edad.

La felicidad, parecida a un dios homérico, que baja a andar invisible entre los hombres y sólo se deja ver en el recuerdo.

*

Tus ojos eran una manera en que el mundo decía su belleza.

*

Lo que el mundo tiene que decir lo dice con la presencia de las cosas. 

*

Como era de esperar, han llegado las amapolas. En Madrid, las amapolas —en los desmontes, en los descampados, en las afueras destartaladas de Madrid— son un adjetivo asombroso.

Las amapolas, los versos octosílabos, la luna que despierta hacia el final de la calle, las naranjas, este o ese disco de The Beatles, el queso, las cigüeñas, —unos días al año— las flores de cerezo, el concierto para violín de Chaikovski, los «buenos días», «cuídate mucho», una taza de café traída de un viaje: esas obviedades por las que vale la pena vivir el día.

« Los monjes pescadores | Madrid »

Comentarios

Fuente Para estar al tanto de la conversación, puedes apuntarte al comment feed de este post.

yo añadiría el vino y los vencejos a esa hermosa lista de obviedades ;-)
saludos.

*

¡Los vencejos! :D Los puse pero al final los quité, para no alargarme (por cierto, que acaba de pasar uno por encima de la terraza: esta es la hora). Me gustan muchísimo, sí.
(Y el vino también, claro. Pero la que hace mis días es la cerveza).

Saludos, shichimi.

*

Acabo de caer: yo apenas veo ya amapolas. No sé por qué, pero me da que están desapareciendo. Como soy muy malpensada y muy conspiranoica, me ha dado por que hay una mala mano que quiere que no tengamos a mano (buena) sus propiedades de adormidera. Recuerdo una noticia del periódico hace años: alguien se tomó una infusión de amapola, se pasó con la dosis, y palmó.

Claro que ahora estamos en plena canícula y con un ratito de sol de vas para el otro barrio, gratis también.

Perdón por ponerme fúnebre.

*

¡Oh! Caramba, no sabía yo que muestras amapolas también tenían propiedades. Daba por hecho que sería alguna variedad exótica.
¡Mira lo que acabo de aprender! ;)

*

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
Your comment could not be posted. Error type:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario