octubre 2011   (1 post)

Los justos

Los periodistas aturden las mañanas con mentiras y medias verdades para que medren su empresa y su partido; los políticos, inútiles y trapaceros, solo creen en su propio beneficio; la mayoría de la literatura no vale el papel en que se imprime; los televisores emanan gente malvada y gramática idiota; en la escuela nadie quiere saber; los empresarios son unos capataces obtusos; analfabetos medio guapos hacen un ruido ruin que venden como música o como cine, y así es todo.

Y sin embargo, algunos profesores aman el saber y algunos alumnos se abren con felicidad al conocimiento. Hay poetas provinciales que en su vida publicarán un libro de versos por no hacerlos malos. Periodistas metódicos y honestos, empresarios contentos de lo que construyen, músicos que dan sus días al estudio y al ensayo, actores de doblaje o de teatros pequeños. Hay quien se ha metido en política porque entendía que era su deber civil.

Creía el judaísmocomo lo cuenta Borges— que siempre hay treinta y seis personas rectas que justifican el mundo ante Dios y son los pilares del Universo; no se conocen entre sí y son muy pobres. Algo así yo también lo creo.

« septiembre 2011 | Inicio | noviembre 2011 »